Identidad y partida

Dios me condenó a esta vida
como quien sacrifica un arfil,
un peón,
un caballo.

Lame mi carne,
lava mi sangre,
dame tus manos;
no tengo zapatos
pero bailaré,
descalzo,
lo que pidas.

identidad

Anuncios

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: