Lisboa

Lisboa puede ser una malla de hierro
Con vistas al mundo,
Vías oxidadas con ruido a engranaje,
Castillos de tejas rojas,
Pintura levantada,
Paredes raídas a cachos,
Plataformas de piedra blanca,
Y un “cruzarme contigo”
Después de cinco meses.

Lisboa puede ser así,
Un mirar al ayer e imaginar un mañana,
La chapa de un cartel oxidado,
La lluvia golpeando los cristales,
Sabor a disculpa y cerámica,
Aroma a pastelaria y castañas asadas,
Y un “cruzarme contigo”
Después de cinco meses.

Lisboa puede ser un estado decadente;
Un depravado y rojizo lugar
Donde puedo soñar contigo;
Un puente a un confín paralelo,
Teñido de azul y gris,
En el que sólo estás tú.

Lisboa puede ser así,
Con tus ojos perdidos
Sobre el horizonte,
Alzado desde el mar
En una estructura
Hasta el cielo.

Lisboa puede ser así,
O puede no ser así;
Lisboa es un adiós para siempre,
El sabor de una última vez,
Saber que no se detendrán tus pasos
Después de cinco meses.

Anuncios

Un comentario sobre “Lisboa

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: