No existas

Mereces estar triste,
en la penumbra de tu colchón amarillento.
Uno desea extinguirse siempre,
así que, por favor, no existas.
Tocar tu pelo debe ser ahora
como profanar las tumbas,
como estirar la mano al cielo
queriendo agarrar alguna estrella
sin forma de hacer el ridículo.
No existas, por favor,
saquen de mí mismo los recuerdos,
me da igual reconocerme.
Tengo esto en la cabeza,
y embriagarse es como demolerla
a base de olvidos instantáneos,
ráfagas de mentiras que se recomponen
como los fragmentos del fracaso.
No existas, por favor,
sólo quiero ver arder nuestras fotos
a través de las sonrisas,
como vi arder nuestros deseos
a la altura de tu ombligo.
Mi corazón imprime tu ausencia
en los muros que golpean mis nudillos.
No vuelvas, por favor, no existas,
que llamarme ahora es
como lanzar al viento un grito,
y la memoria es algo
a lo que guardo miedo,
un baúl en el que conservo tus labios.
Esta noche quisiera ser
como las noches de verano.
Mirar nuestra imagen es creer
que no aparentábamos ser felices,
de la misma forma en la que aparentamos
guardanos algún luto.
Ya que hemos demostrado
que el uno puede vivir sin el otro,
por favor, vete,
no existas,
sal de mí,
eres como la maleza
que no deja de crecer nunca.
Arráncate
sé extraña a mis ojos,
sé desconocida,
por favor,
deja de existir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: