Halo

Y yo ya sabía mirar de otra forma,
escribir de otra forma,
detectar al auxilio en el aire,
y el silencio en la llama del leño
que crepita en la tiniebla;
la oportunidad en el rayo de la aurora,
y la paz en la quietud de las aguas
de los lagos.
Yo ya escuchaba el agua;
el dolor insoportable de las miradas
que se apartan del color
de la miseria.
Yo ya sabía mirar de frente al dolor,
sin sentir nada
(pues uno se acostumbra
con el tiempo).
Y sabía del dolor de la llaga al verla
y llegaba a lamentarme.
Yo ya sentía tu voz en el aire,
tu cuerpo en al aire,
suspendido entre la nada.
Yo ya sabía tu calor y tu hambre,
tu nombre y tu contorno,
y sabía mirar de otra forma,
escuchar de otra forma,
encontrar donde no había.
Yo ya aprendí a moverme por tu olfato,
a predecir tu instinto,
a procurar amarte.
Yo ya sabía mirar de otra forma,
escuchar de otra forma,
y aún no he sabido
olvidarte.

Anuncios

Un comentario sobre “Halo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: