Carne por desgaste

Salir del terso muslo y pedir volver a él,
ser el musgo que en la mañana guía el horizonte,
correr detrás de ti,
romper al alba un grito,
ser como la mañana que deja de ser mañana
a cada segundo,
y ser del mundo al fin
una ventana,
y a veces del arroyo acude el animal sediento,
como la sed que acude a la garganta.
Mas si una vez el norte pierdo,
el sur de todo sur es mi patria,
y en ella tengo una bandera
que ondea al viento
todo lo que al tiempo fui,
antes de que el mismo tiempo
en el viento lo llevara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: