Puntualidad

El pánico cunde ante la piel,
y somos kilómetros de piel desnuda,
cubierta de humo y de semáforos;
no daltónicos que descifran la luz,
sino hombres que se oponen a lo establecido.

Yo imagino un mundo sin cubiertas,
ni tacones,
ni un gesto aprendido;
un mundo virgen,
entregado como la primera vez,
donde la hierba es tu cama
y la carne se expone sin refugio.

Un mundo que sea lo que fue,
un solo día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: