La probabilidad de lo imposible

Avanzamos casi sin poder tocarnos,
protegiendo nuestras pantallas,
pero restregando nuestros cuerpos,
lamentándonos por arañar la chapa de un coche,
pero no nuestras espaldas.

Creamos contextos
como quien forma con los dedos
una grulla de papel,
y llenamos el estómago de empatía,
para que los niños negritos nos agradezcan
que limpiamos nuestros platos.

Nos hundimos para ahogarnos,
pero flotamos muertos en el agua;
gritamos para acallar los gritos,
y condenamos a muerte a las rosas
para manifestar que nos amamos.

Bebemos y fumamos para sentirnos sociales,
pero nos sentimos solos en un mundo
de siete mil millones de personas,
que usamos para limpiarnos
las lágrimas y el culo.

Regalamos más besos que oportunidades
a los desconocidos,
confundimos lo improbable y lo imposible.
Me dijiste que mis sueños
no podría conseguirlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: